jueves, 3 de noviembre de 2005

EEUU: Enemigos íntimos, RealNetworks y Microsoft abandonan sus diferencias y forman una alianza.

Real Network(RN) es el creador de RealPlayer, un reproductor multimedia como lo es Windows Media, de propiedad de Microsoft. Ambos son productos competidores que cumplen la misma función: reproducen audio y video. Pero no son compatibles, usan distintos formatos y por ello los archivos de sonido y de video que se ejecutan con RealPlayer no pueden "leerse" con Windows Media. Y viceversa.

Hace algunos años, Microsoft empezó a distribuir su reproductor dentro de su sistema operativo Windows. A RN esta maniobra no le gustó e inició en varias partes del mundo acciones contra Microsoft, alegando que dicha estrategia constituía un aprovechamiento de su poder en el mercado de sistemas operativos, extendiéndolo de esa manera al mercado de reproductores. Si bien desde la perspectiva del consumidor éste recibía más por el mismo precio, desde la mirada de RN el producto de la competencia adquiría un nivel de distribución tal que potencialmente convertía a Windows Media en un nuevo standard, con el cual resultaría posteriormente muy dificil competir.

Un par de años pasaron y el escenario actual presenta otras condiciones tanto para RN como para Microsoft. Por un lado, RealPlayer no se perdió en el camino, por el contrario se mantiene e incluso es también un standard de audio y video. Además RealPlayer es tambien actualmente una plataforma de juegos y venta de música en línea. Pero pese a eso no puede crecer más que Windows Media. Por su parte, Microsoft no tenía al frente a Google, que hoy crece rápidamente y que ya cuenta con productos y servicios sustitutos a los principales productos y servicios que ofrece Microsoft, salvo algunas excepciones como son un sistema operativo y un reproductor. Así mantener una disputa que versa sobre condiciones del pasado ya no parece la estrategia correcta. Por el contrario, ambos jugadores han descubierto en la colaboración una alternativa razonable para el futuro, que les permita crear nuevos productos o para que los que ya existen se vuelvan más competitivos incorporando nuevas funciones.


La compatibilidad, que para un grupo de opinión es sinónimo de mayor competencia en el mundo del software, ha sido escrita voluntariamente (y no impuesta por ninguna autoridad de competencia) en un acuerdo en el que RealNetworks se desiste de toda demanda iniciada en el mundo contra Microsoft, recibiendo a cambio recibirá $301 millones. Pero además Microsoft y RN se han comprometido "a trabajar juntos para mejorar la funcionalidad y performance de los productos y servicios de RealNetworks en el sistema operativo Windows". Ello, entre otras cosas, se traducirá en la fusión y/o en la interoperatibilidad de Msn Messenger, Msn Search y Msn Music con los productos y servicios de RN, a los que hasta hoy se accedían y se usaban por separado. Incluso, se ha anunciado que los juegos en línea de RN podrán ser accesibles desde MSN Games y la consola de juegos Xbox.

Queda entonces por ver que repercusiones tendrá hoy este jointventure. Lo digo pues sobre la base del argumento de expansión del poder de mercado, en la Unión Europea ya ordenó a Microsoft comercializar un Windows sin reproductor multimedia y al parecer Korea del Sur emitiría una idéntica decisión. La idea del pequeño contrincante amenazado de muerte y su derecho a no desaparecer como garantía de que exista más de un competidor en el mercado relevante tambalea. Con el futuro "RealMedia" no habría perjuicio para al consumidor, por el contrario nuevos y mejores serán los beneficios ya anunciados. Es cierto que Microsoft le ha abierto las puertas a uno y no a todos los que con él compiten en reproducción multimedia y las sospechas de una discriminación en perjuicio de los todavía pequeños pueden empezar a manifestarse. Pero es innegable, sobre la base de la experiencia, que es posible el surgimiento de nuevas fuentes de investigación y desarrollo(miremos otra vez a Google), por lo que con justa razón e imaginación resulta también posible creer en futura competencia en el corto o mediano plazo.


El caso es que para este asunto se decía que cuando no lo solucionaba el mercado, la solución estaba en los correctivos que ofrece el derecho de la libre competencia. Vistas así las cosas, las autoridades dudaron al principio por la novedad del ámbito a aplicar los remedios pero al final empezaron a tomar decisiones. Hoy la firma de un convenio entre los involucrados hace mirar esas decisiones sino como excesivas por lo menos como innecesarias y costosas.

0 comentarios: